La lucha contra mí mismo: mi ego

Ego

El ego es una piedra en el camino del crecimiento personal. Tal vez, también pueda decirse que perturba nuestra ascensión espiritual con sus macabros juegos, al ocultarse dentro del placer que sentimos cuando él existe. 

Entonces, tal vez pueda llamarlo de <<él>>, como si el ego tuviera vida propia y no se pudiera controlar, aunque sepa que es parte inseparable de uno mismo, y que siempre existirá. 

Sus golpes son demasiado fuertes para que pueda vencerlo, porque al centrar toda mi atención en él -en el ego- estoy centrándome en mi mismo, y así, mi ego, demuestra su inteligencia, en que al intentar vencerlo, también pienso en él, o sea, en mí. ¿No parece coherente querer vencer a mi ego sin pensar en mí? Esa es la paradoja del ego.

Los sutiles golpes que puedo darle para adormecerlo, apenas producen eso: dormirlo. Sin embargo, tras un tiempo, por más que mi ego estuviera durmiendo, continúo teniéndolo porque en algún momento se despertará y podrá surgir sin que supiera.

¿Qué sucede si me entrego a su gobierno? ¿Si me dejo reinar por sus objetivos? ¿Será que me sentiré mejor persona que el resto? Seguramente, el ego anhela que así lo sienta, aunque en verdad, si lucho la batalla contra él, o sea, contra una parte de mi, seré mejor persona, aunque no tendré la satisfacción instantánea que el ego me ofrece.

Porque también cuando me peleo con él, estoy pensando en los demás, en los que me rodean y puedan verse afectados por mi comportamiento, o por el comportamiento de él. No sé cómo decirlo exactamente, porque él es parte de mí. 

¡Que raro resulta tener algo dentro de mí que pueda perjudicarme! Aun así, sin que lo note. Ese silencio con el que se mueve, como arrastrándose y cubriendo todo lo que pienso, y como actúo, inspira un poder que me puede arruinar, y arruinar a quienes me rodean. Porque quienes me rodean no juzgan que es mi ego quien los ataca, sino que me juzgan a mi, sin ver que, probablemente, yo esté gobernado por él, por mi ego. Tal vez en ese caso, el odio no sea tan negativo, porque si hacemos esa separación entre la persona y su ego, podríamos odiar a ese lado negativo, a su lado negativo y no a él, y de esa forma ayudarlo a que combata contra él mismo, contra su ego.

¿Qué puedo hacer para combatir a mi ego y neutralizarlo, hasta el punto de dejarlo oculto sin que pudiera resurgir? Tal vez obligarme a tomar actitudes pensando en otra persona, actitudes con una naturaleza que me puedan incomodar, pero que sin duda ayudarían a otro ser humano. Se podría optar el ejemplo del camino de ascender una luz a alguna familia donándole dinero; el producto de nuestro tiempo, de nuestro trabajo y esfuerzo, podría terminar en manos de alguien necesitado, iluminando un poco su camino, y quitándole la desesperación. Pues el anonimato de esta acción, quitaría nuestro ego del camino, porque al mantener nuestra actitud en secreto, impedimos que el ego -que está dentro de nosotros para hacerse visible- salga obligándonos a gritar a los cuatro vientos: <<¡Yo! ¡Yo! Doné dinero a quien necesitaba>>.

Al realizar una acción que nos incomoda por el bien de otro ser humano, y obtener de ello absolutamente nada, podríamos experimentar un sentimiento de vacío, donde no hemos conseguido nada que pudiéramos aprovechar, sin embargo, esa sensación no es más que la subyugación del malvado ego, impidiendo de levantarse. Así aprendemos a que esa lucha será eterna, y que por más que un día consigamos encerrarlo en la oscuridad de nuestra mente, permanecerá vivo, queriendo salir para dominar nuestro comportamiento, para querer expresarse a través de nosotros y conseguir lo que más desea: el reconocimiento y la autogratificación.

1 Comment

  1. Muito bom texto. Alem da parte espiritual que impede, para lutarmos contra o ego precisamos desenvolver o chamado «Agente contemplativo», que é a capacidade de termos uma voz dentro de nossas cabeças que atua como um ser observador, capaz de nos dar discernimento de nossas ações e das influencias sutis do ego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.