La Verdadera Libertad: Superación

superación

A veces, cuando caminamos por un sendero aparecen piedras que estorban nuestro trayecto, dificultando nuestros pasos, nuestro avance. En ese momento, en el cual una nueva dificultad se presenta enfrente de nuestros ojos, tenemos la oportunidad de elevarnos aún más alto cuando pensamos que el reto de quitarlas resulta imposible de vencer. Porque la evolución personal está en haber llegado a un nivel que jamás pensamos que podríamos alcanzar, tras haber vencido aquello que teníamos temor que nunca fuera a desaparecer de nuestros días.

Si tan solo tuviéramos la oportunidad de traspasar aquella piedra que tanto nos incomoda, estaríamos sumergidos en una lluvia de alegría -probablemente, una alegría que siempre estará viva en nuestra memoria para recordarnos que hemos vencido. Sin embargo, en algunas situaciones, avanzar se nos hace físicamente imposible, y es ahí mismo, donde debemos detenernos y pensar que: existe una separación entre el pensamiento y la acción. Porque por más que no podamos movernos, que estemos presos en una situación donde las rejas sean imposibles de doblegar, que nuestros pasos no puedan llevarnos hacia delante, poseemos la libertad del pensamiento. 

Porque pensar y hacer se separan y se unen ambientados en la capacidad y en el interés de cada uno, y se fusionan para lograr una unión sólida e inquebrantable cuando nuestra fortaleza responde y, cuando algo no lo podemos hacer a raíz de los golpes que la vida nos da, podemos pensarlo y volar a través de nuestra imaginación. Y así prepararnos para el momento oportuno en que tengamos la chance de superarnos, ese esbozo para elevarnos a un nuevo nivel. Sin embargo, a veces, superarnos requiere un alto riesgo, un alto precio, al extremo de tener que arriesgar nuestra paz o, eventualmente, nuestras vidas materiales. 

La historia de “La Verdadera Libertad” nos enseña como, cuando la desesperanza gobierna cada partícula que respiramos y, a pesar de que el viento sopla en nuestra contra con feroz agresividad, podemos acallar los fantasmas de la costumbre para enfrentarnos al mal que nos impide avanzar, y superar aquellos caminos que nos han obligado a tomar. Así, el libro narra la historia de Babú, que con un destino trazado por la costumbre, por la maldad de la esclavitud, sin darse cuenta aprovecha un hueco que aparece enfrente de sus ojos y, con las dudas que un ser oprimido posee, huele la esperanza de superarse. Porque por mas que la esclavitud se expresara a través de su cuerpo, sus ideas ocultas del exterior siempre fueron libres para anhelar su total libertad.

Lee la muestra que Amazon ofrece del libro:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.