¿Qué nos diferencia de los animales?

lion-3012515_1920

A veces me pregunto: ¿qué nos diferencia de los animales? Después de ver las acciones que los seres humanos realizamos, de ver las atrocidades que aparecen en el mundo a causa de nuestras decisiones, y… me vuelvo a preguntar: ¿qué nos diferencia de los animales?

El animal se mueve guiado por su naturaleza, por su instinto; dominado por una fuerza que no conoce, que no consigue controlar; si algo le nace por dentro, por más que sea lo más descabellado que se pudiera pensar: lo ejecuta.

Entonces, si el humano se comporta de esa misma forma, intentando satisfacer el anhelo que el cuerpo le pide sin el abrazo de la racionalidad: ¿qué nos diferencia de los animales?

Es posible que si le hiciéramos caso a nuestra naturaleza, que si cada paso que realizaramos fuera respetando un simple deseo…¿estamos imitando a los animales?

La capacidad del discernimiento nos alimenta con la chance de huir, de escaparnos de las fuerzas que nos empujan hacia una resolución simple, de imitar a la raza animal. Pensándolo mejor, si nos abstraernos del entorno para decidir sin pensar en el bienestar común, tal vez, solamente tal vez, seamos peores que los animales. Porque estos seres vivos carecen de opciones, sus actitudes se basan en lo que su naturaleza les ofrece. Por lo tanto, un ser humano que obedece a su naturaleza, es igual a un animal y, quien utiliza sus decisiones para perjudicar a otros, se encuentra en un peldaño por debajo de la escala de un animal. Entonces…el poder de decisión nos puede llevar a la frontera de pensar: «¡cuidado! podemos ser peores que los animales».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.